En el contexto de la celebración de los 60 años del Taller 99 de grabado, esta obra, apoyada por la Fundación Actual y titulada como el mismo centro -Taller 99. Memoria colectiva del grabado en Chile-, aborda la tarea de reconstruir su historia a partir de los testimonios de muchos de sus fundadores, artistas que pasaron por él y actuales miembros, conscientes de la urgencia de rescatar un pasado que podría quedar en el olvido.

Por este centro pasaron cerca de 500 artistas, ha cambiado de domicilio en cinco ocasiones, pero aún conserva prensas y herramientas que proponen métodos de trabajo medievales. Así, el resultado de la investigación presenta la historia del taller a través de más de 200 obras contenidas en sus Carpetas Colectivas, archivadas para su conservación y que representan una narración paralela -intercalada con el relato histórico- que da una idea de la evolución visual del colectivo. También recoge la trayectoria de los bienes muebles que los han acompañado desde sus orígenes, como el tórculo de grabado traído desde Francia por Antúnez en 1953.

Desde su creación en 1956 -obra señera de Nemesio Antúnez, quien tenía como objetivo compartir con artistas ya formados los principales conocimientos adquiridos en Francia y profundizar en las distintas técnicas del grabado-, este centro potenció el reconocimiento del grabado como opción de especialidad a la par de la pintura y la escultura, e instaló el grabado chileno en el escenario internacional.

La publicación, que en su lanzamiento fue comentada por el crítico de arte y ex director del Museo Nacional de Bellas Artes, Milan Ivelic, contiene obras de destacados exponentes como Roser Bru, Eduardo Vilches, Ricardo Yrarrázaval, Delia del Carril e Irene Domínguez.