En coedición con UniAndes (Colombia), el sello editorial de la Universidad Católica ha publicado y traducido al español dos libros que surgieron originalmente de la Harvard University Press, ambos escritos por el destacado profesor de psicología y neurociencia, Michael Tomasello.

‘Una historia natural de la moralidad humana’ y ‘Una historia natural del pensamiento humano’ son los títulos de estas dos nuevas obras que por primera vez se traducen al español.

El primero, presenta una explicación detallada acerca de la evolución de la psicología moral humana. Según Tomasello -profesor de psicología y neurociencia de la Universidad de Duke, ex codirector del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y quien en 2017 fue elegido miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias-hubo dos etapas clave en esta evolución.

La primera se dio en la medida en que los retos ecológicos obligaron a los humanos primigenios a recolectar en grupo o morir. Para coordinar estas actividades colaborativas los humanos desarrollaron habilidades cognitivas de intencionalidad conjunta que aseguraban que los socios supieran los estándares normativos de cada rol y los comprometían a repartirse lo recolectado según un sentido compartido de confianza, respeto y responsabilidad.

La segunda etapa se dio en la medida en que la población humana creció y la división del trabajo se hizo más compleja. Surgieron distintos grupos culturales que exigían de sus miembros lealtad, acuerdo e identidad cultural. Al ser miembros de un nuevo «nosotros», los humanos modernos desarrollaron habilidades cognitivas de intencionalidad colectiva que dieron lugar a normas del bien y del mal, creadas y objetivadas culturalmente para que todos en el grupo pudieran ver como legítimar para aquellos que fueran uno de «nosotros».

Así, Tomasello reconstruye, basado en extensos datos experimentales que comparan a los grandes simios con los niños, la manera en que los humanos primigenios se convirtieron gradualmente en una especie ultracooperativa y, eventualmente, moral.

Por otra parte, en la obra ‘Una historia natural del pensamiento humano’, el destacado académico argumenta que la interacción social cooperativa es la clave de la singularidad cognitiva de los humanos. Una vez que nuestros ancestros aprendieron a pensar juntos para lograr metas comunes, la raza humana se forjó un camino evolutivo propio. Nuestros ancestros humanos, como los grandes simios actuales eran seres sociales que podían resolver problemas por medio del pensamiento, pero eran competitivos y apuntaban solo a sus metas individuales. A medida que los cambios ecológicos los obligaron a ser más cooperativos, los humanos primigenios tuvieron que coordinar sus acciones y comunicar sus pensamientos lo que engendró nuevas formas de interacción colaborativa.

La hipótesis de la intencionalidad compartida que Tomasello propone en este libro explica cómo estas formas de vida socialmente más complejas condujeron a formas de pensamiento conceptualmente más complejas. Para sobrevivir, los humanos tuvieron que aprender a ver el mundo desde múltiples perspectivas sociales, a hacer inferencias socialmente recursivas y a monitorizar su propio pensamiento según los estándares normativos del grupo. Incluso el lenguaje y la cultura surgieron de la necesidad preexistente de trabajar en conjunto.