A través una serie de artículos de viaje, Waldemar Sommer realiza un análisis sobre distintos lugares y cómo se expresan a través del arte, lo que para su autor es una amplia cantidad de disciplinas y formas de comunicación.

El libro ‘Arte en viaje’ rescata la importancia de discutir y pensar sobre el arte, en cómo nos marca y las huellas que deja en los distintos lugares que visitamos. En sus columnas se entrecruzan la experiencia del autor y su observación crítica, que toma como foco una multiplicidad de disciplinas como el dibujo, la pintura, la arquitectura, la música o la música.

“Esta obra de Sommer constituye una verdadera oportunidad para mantenerse al tanto de una especialidad sobre la que se escribe y se publica poco en nuestros ambientes más cercanos. La madurez del juicio ejercido en los ensayos y el gesto certero del autor, garantía de que esta colección de su mejor obra constituye una introducción reveladora e interesante para el lector no especializado en la disciplina”, reconoce la filósofa Carla Cordua, Premio Nacional de Humanidades y Ciencias en 2011 que dedicó una introducción en este texto publicado por Ediciones UC. Con una experiencia de más de 40 años escribiendo en la sección dominical Artes y Letras de ‘El Mercurio’, el autor presenta ahora un gran aporte para la discusión sobre las artes.

Desde el rescate de la España ibérica teñida por una multiculturalidad mozárabe castellana y europea, hasta el análisis de una Latinoamérica a través de ojos contemporáneos, en la que Waldemar Sommer analiza distintos hechos, como que el mestizaje del arte no se dio hasta casi varios siglos más tarde.

A través de estos capítulos, el libro da cuenta de los viajes de Sommer por países como España, Francia, Dinamarca, Israel, Jordania, Ecuador, Bolivia y Perú entre otros, donde se deja ver el arte en todas sus dimensiones, con descripciones, por ejemplo, de los vestigios más relevantes de la antigua Roma, hasta los curiosos efectos visuales que provoca la noche paceña boliviana para el visitante extranjero.